LLEGADA DEL CUADRO DE LA MADRE DE LOS MIGRANTES A BUENOS AIRES

La Argentina tiene un insigne privilegio: el de ser morada de la primitiva imagen de Nuestra Señora Madre de los Emigrantes, coronada por Su Santidad Pío XII, y que hoy se venera en nuestro Santuario.
Guardaba la imagen original en Milán (Italia) una entidad civil fundada por el Padre da Treviglio, bajo el hermoso lema “solo la bondad rinde más bella y preciosa la vida” : Bontá Francescana.
Un hecho imprevisto, el apoyo del Arzobispo de Milán y la generosidad del Padre Erminio da Treviglio, harían el milagro, cuando la Asociación Argentina Amigos en Italia, solicitara al Cardenal Montini una fotografía de la imagen de Nuestra Señora Madre de los Emigrantes, para hacer en el país una réplica destinada al culto.
Como respuesta comunicaron la donación de este hermoso altorelieve obra del pintor Francesco Agnesotti, del escultor Massimiliano Stuffer y de los cinceladores Lodola y Mantegozza.
Transportada en el tansatlántico Giulio Césare, en un altar especial, cuidada por el Padre Treviglio, la imagen llegó al puerto de Buenos Aires el 16 de noviembre de 1956.
De allí peregrinó por muchas ciudades y pueblos hasta que el 2 de diciembre, desde el puerto de La Boca, donde los vecinos la recibieron con algarrabía, fue transportada hasta la Avenida 9 de Julio donde fue triunfalmente acogida por el pueblo de la ciudad de Buenos Aires, como lo demuestran las imágenes que se publican al pie.

LEER MAS
En el barco
En La Boca
En Catalinas Sur
Esperándola
Desfilando
La Av. 9 de Julio
Llegando al palco
En primer plano